El juego en Uruguay podría experimentar cambios

15 06 2016

Recientemente se dio a conocer una ley que cambiaría las condiciones que hasta el momento habían proporcionado un funcionamiento efectivo del juego en Uruguay. Cientos de trabajadores dedicados a laborar en esta área han evaluado la posibilidad de verse afectados ante una nueva normativa que beneficiará de manera desproporcionada a los inversionistas extranjeros, es por esto que se han dirigido a las instituciones del estado con la intención de que este cambio no se lleve a cabo, ya que perjudica al mercado nacional y afectaría los empleos de miles de trabajadores dedicados a este sector.

En este país se ha establecido un organismo que protege a los trabajadores dedicados a este sector conocido como FENAJU (Federación Nacional de Trabajadores del Juego), ante el cual los trabajadores ya han establecidos sus demandas, alegando que la inversión extranjera solo perjudica el mercado y el juego debe ser absorbido por el estado para evitar fuga de dinero. Ante esto el presidente de FENAJU ha expresado su descontento con la medida, afirmando que las ganancias de los inversores extranjeros serían desproporcionadas respecto a los beneficios que la adjudicación de licencias e impuestos podrían generar para el estado.

TRABAJADORES AFECTADOS

Respecto a la regulación de estos ingresos, Leonel Revelese, Presidente de esta organización también indica que no sería posible establecer un control sobre las ganancias que estos inversionistas tendrían al explotar el juego en este país, por lo que el estado debe intervenir y asumir el control de las actividades relacionadas con los juegos de azar y apuestas con el objetivo de garantizar la seguridad laboral a la gran cantidad de trabajadores que se verían afectados si el mercado interno de apuestas disminuye como consecuencia de un impacto considerable de los accionistas extranjeros.

Es muy importante para los demandantes que las ganancias permanezcan en territorio uruguayo, la inversión extranjera lejos de beneficiar el mercado, solo conseguiría que los ingresos obtenidos fueran dirigidos hacia afueras del país, lo que representaría un duro golpe a la industria de apuestas en Uruguay.

Toda esta discusión ha surgido en el marco de una jornada en la que se dieron cita los diferentes interesados en el área de juegos de azar donde se discutieron diferentes problemáticas que actualmente afronta este sector en el país. Esta actividad se llevó a cabo en el Palacio Legislativo, contando con la presencia de representantes internacionales entendidos en el área de juegos y apuestas de países como España y el Reino Unido.

ACUSACIONES CONTRA EL MINISTRO DE ECONOMÍA Y FINANZAS

Los trabajadores no ven esta medida sino como una intención de privatizar el juego ante los intereses de un sector que no beneficiará de ninguna forma la economía del país, afectando también la adjudicación de licencias. Acusan directamente como responsable al Ministro de Economía y Finanzas de Uruguay, Mario Bergara, quien sería el encargado de aprobar este proyecto de ley que a los ojos de los trabajadores pondrá las actividades de juego y apuestas en manos extranjeras, perjudicando a los trabajadores y complicando la regulación del juego.

Los trabajadores denuncian que el gobierno está interesado en apoyar este tipo de mecanismos ignorando cualquier naturaleza izquierdista que es lo que han tratado de expresar en todo momento. El proceso aún sigue abierto y no parece ser una tarea sencilla, ya que ambas partes poseen argumentos sólidos para la implementación o no de esta nueva ley.