Todos los detalles

El póker online es una modalidad en la que juega un papel protagonista el talento del usuario. Es cierto que el azar también es relevante, pero pocas modalidades tienen una intervención tan alta de las capacidades del usuario. Este es el motivo principal por el que es imprescindible conocer a fondo todos sus secretos prácticos con los que mejorar tu rendimiento. Ya sabes que no existen fórmulas mágicas que te aseguren ganancias siempre, pero pueden ayudar.

Nuestros expertos en casino online han recopilado los mejores consejos prácticos para que puedas usarlos en tus partidas de póker online. Estamos seguros de que te van a ayudar mucho en tu objetivo final de divertirte mucho mientras sumas buenas ganancias.

Antes de comenzar tus partidas

1- Elige la modalidad de póker online que mejor se adapte a ti

Como es evidente, no todas las modalidades son válidas para todos. Cada uno tiene su nivel como jugador y sus posibilidades económicas. Recuerda que si no tienes experiencia previa, puede ser una buena idea jugar gratis con los bonos o con las versiones demo de algunas webs.

Una vez que ya cuentes con mucha más experiencia, será el momento de poner en riesgo tus fondos con apuestas más o menos potentes. La mejor estrategia es permanecer en un tipo de juego y apuestas asumibles. No pases a un juego con mayores apuestas hasta que no hayas ganado los anteriores. La máxima que debes seguir es que merece la pena mantenerse en una mesa más fácil como ganador que pasar a otra y ser un perdedor.

2- Nunca juegues si no tienes la cabeza fría

El póker tiene una parte mental muy relevante. Esto hace que nadie pueda tener buenos resultados en este juego si apuesta en un momento de intranquilidad o enfado. Debes estar lo más concentrado que puedas y pensar en todo momento en la partida. Todo aquello que sirva para despistarte o para no dejarte tomar decisiones de la manera más centrada posible, debes eliminarlo de inmediato. En el caso de que no seas capaz de dejarlo atrás, lo mejor es que no inicies una partida.

El póker no se lleva demasiado bien con los caracteres impulsivos o las tomas de decisiones poco meditadas. Si sientes que estás nervioso o desconcentrado, lo mejor es que pares porque será la mejor manera de no dejar ver tu debilidad a tus contrincantes.

3- Nada de alcohol o similares mientras estás jugando

Para mantener un buen nivel de concentración y de atención, no puedes jugar bajo los efectos del alcohol. Puede que la imagen que nos da del póker el cine no ayude, pero créenos, no debes arriesgarte a hacerlo porque lo más probable es que pierdas. El póker debe ser una forma de diversión en la que buscamos ganar lo máximo posible. Intentarlo con alcohol de por medio no va a funcionar.

4- Establece tus propios límites y cúmplelos

No todos los usuarios de póker online cuentan con las mismas posibilidades a la hora jugar. Esto es especialmente importante en lo referente al dinero. Cada uno debe marcarse sus propias cantidades. Eres tú quien debe saber lo que puede jugar y lo que está dispuesto a poner en riesgo. Nunca juegues dinero que debías dedicar a cosas más importantes y si tienes 50 no juegues nada más. Además de esto, cumple con lo que te has marcado y abandona la partida cuando alcances tus límites.

5-  Atento a la posición de los otros jugadores

Antes de arrancar tu partida, ya puedes tener buena información. Tu posición en la mesa puede darte una cierta ventaja sobre tus rivales. Por ejemplo, si eres el último en entrar en acción, podrás observar los movimientos del resto y podrás usarlos en tu favor. Si es al contrario y eres tú el observado, tenlo en cuenta e intenta no filtrar mucha información.

Cuestiones relevantes durante el juego:

6- Observa al resto de jugadores

Toda la información es valiosa a la hora de intentar sabes por dónde van las manos de tus rivales en una partida de póker. No pierdas ni un solo detalle de lo que hacen el resto porque ahí puede residir tu fuerza. Puede que esto sea más difícil en el póker online por no tener en persona al resto de jugadores, pero todo cuenta si estás con los ojos bien abiertos.

7- No pierdas de vista las cartas que hay sobre la mesa

Una de las habilidades más notables de cuantas puede atesorar un jugador de póker es la de ser capaz de leer las posibles jugadas de la mesa. Para esto, debes tomarte el tiempo necesario para estudiar la situación y ver hasta dónde puedes llegar. Solo cuando lo tengas claro llegará el momento de actuar.

8- No juegues todas tus manos

Las buenas estrategias no solo te dicen lo que debes hacer, sino que también son capaces de apartarte de errores típicos. Uno de ellos es este y, además, es de los más peligrosos porque todos tus rivales sabrán que no eres un jugador muy experimentado.

 9- Usa el farol solo lo necesario

A pesar de que se trata de una de las armas más útiles en el póker online, no debes abusar de él o acabará perdiendo su poder.

10- Cambia tu juego para no dar pistas

El póker tiene mucho de engaño a los rivales, así que una buena táctica será modificar tus conductas continuamente para que nadie pueda seguir la pista de lo que haces. De este modo, dificultas la localización de tus faroles.

11- No sigas una mano por el único motivo de haber apostado dinero

Una de las máximas que nunca pierden de vista los grandes jugadores de póker es que el dinero que han apostado ya no suyo. Esto evita el error clásico de pensar que, por haber metido dinero, debes continuar con la mano. Lo mejor es que, cuando no veas opciones de ganar, abandones la partida para no perder más.

12-  No debes igualar con el solo objetivo de ver las cartas de tu rival

Debe darte igual todo cuanto ocurra en la partida desde el momento en el que tengas claro que ya no puedes ganarla. No pierdas más solo por querer saber qué mano llevaba otro adversario.

13- Descansa cuando lo necesites

Ya sabes que no puedes mantener la atención durante horas y eso puede hacer que bajes la guardia. Lo mejor es que descanses siempre que lo necesites.

Algunas recomendaciones para después de jugar

14-  Sé humilde y buen perdedor

Cuando las cosas te vayan bien, disfrútalas, pero no olvides que las malas rachas acaban llegando antes o después. Ni presumas cuando esto ocurra ni crees problemas a los demás cuando te toque perder.

15-  Mejora tu juego siempre

Los grandes jugadores siguen formándose y mejorando sin parar. Ser un experto no es nada fácil así que recurre a todo lo que puedas para llegar a ser el mejor jugador que puedas. De este modo, tus resultados no dejarán de crecer.